Entrevista a Macoto Tezka (“Atom the Beginning”)

Brillante, comunicativo y divertido, Macoto Tezka dejó huella en el 25º Manga Barcelona, donde presentó la exposición antológica sobre la obra de su padre, el Dios del Manga. Aprovechamos la ocasión para charlar con él sobre Atom the Beginning, y nos contó muchos detalles sobre la génesis y realización de esta magistral precuela de Astroboy.

Imagina crecer al lado de un autor genial, capaz de crear algunos de los iconos más emblemáticos de la historia del manga y el anime. Esa suerte la tuvo Macoto Tezka (Tokio, 1961), hijo mayor del Dios del Manga, Osamu Tezuka. Aunque admite que, de niño, como podía leer los mangas y ver los animes de su padre cuando quisiera, solía dejarlos para más adelante y consumir otras historias de la época. Hombre clave en Tezuka Productions, la productora que creó su padre y que gestiona su legado, es también director de cine y de animación. Con motivo de la exposición antológica sobre la trayectoria de su padre que ofreció el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) entre noviembre y enero, Macoto Tezka estuvo presente en el 25º Manga Barcelona. Una ocasión perfecta para escucharle hablar no solo sobre la figura del Dios del Manga -dio una soberbia charla repasando minuciosamente su obra-, sino también sobre Atom the Beginning, la precuela de Astroboy que él mismo supervisa y cuya edición retomamos a finales de este mes.

Desde el fallecimiento de Osamu Tezuka en 1989, diversos mangas han reimaginado las historias originales del autor (Young Black Jack, Pluto, Re:Born: Kamen no Otoko to Ribon no Kishi). ¿Es algo que surge de Tezuka Productions o son propuestas que llegan de las editoriales?

Se pueden dar tres casos distintos. El primero es que el autor que quiere llevar a cabo una adaptación haga la propuesta a Tezuka Productions, como en el caso de Pluto, de Naoki Urasawa. El segundo caso es que una editorial quiera realizar una obra relacionada con alguna historia de Osamu Tezuka; entonces preguntan si es posible y, si sale adelante, es la propia editorial quien busca al mangaka que se encargará de dibujarla. El tercer y último caso es que Tezuka Productions esté interesada en realizar una obra concreta por algún motivo (un aniversario emblemático, por ejemplo) y somos nosotros quienes buscamos a los profesionales que la harán.

¿Cómo surge la idea de hacer Atom the Beginning, una precuela de Astroboy?

Atom the Beginning es un caso especial, diferente. Es una idea original que tuve yo personalmente y no lo ofrecí a Tezuka Productions directamente, sino a una editorial. Así pues, me reuní con Shôgakukan para definir qué tipo de obra queríamos hacer y cómo la íbamos a hacer y, cuando tuvimos el plan formado, fuimos a Tezuka Productions a presentarlo. Por supuesto, en la empresa nadie se iba a oponer a un proyecto de Macoto Tezka (risas).

Contar con Masami Yûki es un lujo. ¿Costó convencerlo para que guionizara la historia?

Mi primer candidato para el manga fue él. El motivo es que en los años 80 dibujó un manga llamado Kyûkyoku Chôjin R (algo así como El superhombre definitivo R) y, a través de esta obra, sentí que el maestro Yûki tenía una afinidad especial con el tema robótico. Aunque, cuando hablé con él, me dijo que Astroboy le gustaba, pero Ironman 28 más (risas). La cuestión es que no podía encargarse de Atom the Beginning porque en ese momento llevaba dos obras simultáneamente y no tenía tiempo para dedicarse a una tercera. No obstante, se ofreció a ocuparse de la historia si encontraba un dibujante. Entonces me reuní con la editorial, aceptamos esa propuesta y buscamos un dibujante que encajara en el proyecto.

Y el elegido fue Tetsurô Kasahara…

Kasahara ya de por sí era un gran fan de Osamu Tezuka, pero cuando se le ofreció este proyecto se puso a estudiar en profundidad Astroboy. Fíjate que tenía una gran presión encima, porque no solo estamos hablando de trabajar en una obra relacionada con una de las historias clave de Tezuka y de la historia del manga, que ya de por sí es algo tremendo, sino que además estábamos involucrados el maestro Masami Yûki y yo mismo. Iba a estar sometido a una presión considerable, pero no dudó ni un instante en aceptar. Ahora que llevamos varios años con Atom the Beginning, puedo afirmar rotundamente que está realizando un trabajo impecable.

Nos ha contado que la idea de Atom the Beginning es suya. ¿Cómo se le ocurre?

Después de Pluto, tenía la idea de hacer algo que pudiera ser interesante y en Tezuka Productions estuvimos repasando toda la obra de Tezuka para ver cuál podíamos adaptar. Al final, el productor principal dijo que sería mejor centrarse en Astroboy. Claro, habiendo un precedente tan potente y reciente como Pluto, se hacía obligatorio cambiar muchísimo el concepto. Entonces a alguien se le ocurrió la idea de hacer un beginning, un inicio. Como nadie conocía muy bien el pasado de los doctores Ochanomizu y Tenma, pensamos que estaría bien hacer un manga explicando la historia de estos dos personajes: cómo se conocieron, cómo fueron de jóvenes… Hice un guion y unos bocetos preliminares, aunque fueron descartados. Bueno, no del todo, porque Kasahara es una persona muy leal y a lo largo de la obra ha ido reciclando algunas de mis ideas en esa fase preliminar (risas).

¿Cuánta libertad tienen los autores de Atom the Beginning a la hora de contar esta historia?

Nadie sabe cuáles son los precedentes del nacimiento de Astroboy, ya que Tezuka nunca llegó a desarrollarlo, si exceptuamos Historias de ayer y de hoy, una historia del personaje que el propio Tezuka aconsejaba leer como si transcurriera en un mundo paralelo. Tanto el maestro Yûki como yo mismo le dijimos a Kasahara que podía contar la historia como él quisiera. Sin embargo, Kasahara tiene una lealtad casi enfermiza con Historias de ayer y de hoy, por lo que va incluyendo ideas sacadas de ahí. Así que goza de total libertad para dibujar; la única condición que le pusimos fue que no incluyera personajes de otras obras de Tezuka. Por ejemplo, una vez quiso poner a Black Jack y le dijimos que mejor no, que se lo quitara de la cabeza (risas).

¿Cuál es su personaje preferido de Atom the Beginning?

Me encanta Six, por supuesto. Es un personaje muy potente. Pero también me gusta mucho su hermana, Yuran. Ese nombre, efectivamente, se le puso adrede, porque recuerda a Uran, la hermana de Astroboy. Es un personaje muy peculiar e interesante y tengo ganas de saber como evolucionará en la historia.  Curiosamente, la relación entre Six y Yuran no es tanto como la de Astroboy y Uran, sino como la de Black Jack y Pinoko.

¿Qué reacción tendría Osamu Tezuka al comprobar el nivel actual de la robótica, que si bien no está tan desarrollada como dibujaba en sus mangas, es muy superior a la que vio en vida?

En lo que respecta al mecanismo de los robots, la ingeniería robótica no ha tenido una evolución tan fuerte como Tezuka creía que habría a estas alturas, en pleno siglo XXI. Ahora bien, en el campo de las inteligencias artificiales sí que está habiendo movimientos muy interesantes. En ello sí que se mostraría muy interesado y estoy seguro de que, si siguiera vivo, él mismo querría meterse en el mundo de las I.A. y capaz sería de cambiar la evolución del sector (risas). Y no creo que fuera para mal, ¿eh? (risas).

¿Cuánto recorrido le queda a Atom the Beginning?

Hacemos reuniones varias veces al año para ver cómo queremos que la historia evolucione. Todavía nadie sabe cómo va a acabar la historia, si bien siempre hemos tenido en mente que lo haga en el momento en el que Astroboy (Atom) nazca. Pero aún quedan muchas cosas que contar hasta que eso suceda. Los fans van a poder seguir disfrutando de las aventuras de estos personajes una buena temporada todavía.

(Agradecimientos al intérprete Marc Bernabé por su inestimable ayuda)