¡La que has liado, Nakamura!

Si te lo preguntabas, confirmamos el gran éxito del tomo único de Syundei recién publicado, el cual ha aglutinado excelentes críticas tanto en los medios como entre los lectores. ¿La comedia romántica del año? Quizá.

Desde el mismo momento en el que descubrimos Ganbare! Nakamura-kun!!, sabíamos que esta obra iba a gustar. Lo tenía todo: era una comedia fabulosa, tenía romance, era fácil ponerse en la piel de su sufrido protagonista y también encariñarse del objeto de su amor platónico, el ritmo de la historia era ágil y el dibujo parecía una versión modernizada del simpático estilo gráfico ochentero. ¡Ah, y salían pulpos! Por todo ello, nos lanzamos a adquirir el tomo, que acaba de salir a la venta tras una larga espera -quisimos aguardar a que la autora, Syundei, concluyera la secuela, pero...-. Su anuncio ya tuvo una recepción magnífica, incluso mejor de lo que esperábamos, y durante la distribución a tiendas se produjo una auténtica locura de pedidos, hasta el punto de ser prácticamente lo más demandado del mes por parte de las librerías especializadas. Las ventas durante el “manga de medianoche” terminaron por ratificar que este tomo único había despertado una atención inusitada. Es como si “todo el mundo” le hubiera dado una oportunidad a ¡¡No te rindas, Nakamura!!, sean fans del BL o no, lo quisieran de primeras o se hayan decidido a leerlo tras el runrún causado por el boca a boca. Y lo mejor es que les ha encantado.

Publicado en la revista Opera de Akane Shinsha entre finales de 2014 y verano de 2016, ¡¡No te rindas, Nakamura!! es un tomo único que consta de 11 capítulos, en los que asistimos a los intentos del estudiante de secundaria Okuto Nakamura por acercarse a Aiki Hirose, compañero de clase del que está enamorado en secreto desde hace tiempo, pero con el que nunca ha cruzado una palabra. En su mente, Nakamura idea toda clase de planes para iniciar una conversación con Hirose, pero cuando los lleva a cabo sucede algo imprevisto que hace que no salga nada como esperaba, para su desgracia. Aun así, el pobre no se rinde y sigue intentándolo una vez tras otra. Al fin y al cabo, tampoco es que quiera que salgan juntos (a ver, que si suena la flauta…), le basta con ser amigos. Tan difícil no puede ser, ¿verdad?

¡¡No te rindas, Nakamura!! ha recibido críticas positivas unánimemente, tanto en los medios especializados como por parte de los lectores que ya han podido disfrutar de la obra. De él se dice que recuerda gráficamente a las comedias románticas de los 80 y comienzos de los 90, como las de Rumiko Takahashi (Ranma ½) o Kimagure Orange Road, y que resulta una historia fresca, muy divertida y con una pareja protagonista entrañable. “Lindo”, “cuqui”, “oro puro” y “un manga ideal para empezar a leer BL” son algunas de las opiniones mayoritarias que se han vertido sobre el volumen. No nos sorprende, porque estamos ante una de esas lecturas que te atrapan de principio a fin. Se trata de una comedia alocada, en parte por la histeria casi permanente del protagonista, carcomido por los nervios, en parte por todas las situaciones rocambolescas y los malentendidos que vive dentro y fuera de la escuela mientras trata de ganarse la amistad de su amado. Aunque el romance flota en el ambiente, al ser unidireccional, prima la comedia, y ahí es donde el tomo se erige como una lectura gloriosa. Aparte del evidente estado de gracia de Syundei a la hora de desarrollar la trama y manejar a los personajes en su periplo de casi 200 páginas, cabe destacar la excelente traducción de Salomón Doncel-Moriano, que desde el primer momento coge el tono perfecto para dotar al conjunto de la fluidez y gracia originales. Cuando se junta todo esto, solo queda relajarse, abrir el tomo… y disfrutar.

Desde 2017, la autora viene dibujando una secuela que sigue la historia tras la emotiva escena final de este volumen, pero por el momento no hay una previsión para la finalización y posterior recopilación en tomo de Motto ganbare! Nakamura-kun!!, que es como se titula. Ahora bien, en cuanto esté disponible, tened por seguro que volveremos a saber de Nakamura y Hirose. Si es que los acabamos de conocer y ya se han ganado un hueco en nuestro corazoncito…