El BL, un género consolidado

Durante la década pasada, el BL fue asomando la cabeza en nuestro mercado, aunque sin buenos resultados. En estos últimos años, no obstante, ha logrado al fin consolidarse, y en nuestro catálogo puedes encontrar un buen puñado de títulos.

Lo cierto es que el BL, cuando todavía era mayoritariamente llamado “yaoi”, llegó a España con lo más potente de su arsenal. Primero, en 2001, con Zetsuai - Amor desesperado y su continuación Bronze - Zetsuai Since 1989, de Minami Ozaki, y entre 2004 y 2006 con obras del calado de Gravitation, Fake y Kizuna. En aquellos tiempos, para las lectoras del género, estos eran –en esencia- los títulos más reputados del mercado japonés, los que todas conocían porque incluso habían aparecido artículos en las revistas fancine de la época. La década acabaría con la publicación de obras de Youka Nitta, Makoto Tateno o Kazusa Takashima (aquella famosa portada de Wild Rock...), pero las ventas generales habían sido bajas y el BL quedó en el ostracismo durante años... hasta que el mercado cambió.

¿Por qué durante la década pasada el BL no funcionó y, en cambio, hoy por hoy es un género totalmente consolidado? Se podrían aducir muchos motivos. Uno es que el género llegó en un momento en el que sus fans todavía no tenían capacidad económica suficiente como para absorber las obras que llegaban, por pocas que fueran. Otro tiene que ver con las propias obras: por su estética y sus argumentos, muchas de ellas parecían más destinadas a lectoras en torno a la treintena que no a sus fans más numerosas (adolescentes y “veintipocoañeras”). Se podría hablar, en relación a esto, de una selección de títulos alejada de las obras más frescas y de aspecto menos “agresivo” que demandaba un público cada vez más especializado. E incluso de unas ediciones en ocasiones demasiado caras y que no estaban a la altura de su precio...

¿Y ahora? Pues ahora tenemos obras BL en general muy distintas a las que llegaron a España en esa primera etapa. Aunque sigue habiendo títulos “fuertes”, abundan las historias tiernas, románticas, de autoconocimiento y aceptación de la propia homosexualidad, la mayoría con un dibujo bonito y unos diseños agradables. Su público ha crecido y se ha ampliado (¿quién iba a pensar hace unos años que muchos lectores heteros darían una oportunidad al género?). Llegan mangas conocidos y también desconocidos, pero de calidad. Vivimos la edad dorada del BL en castellano y en Milky Way nos sentimos partícipes de ella, ya que se trata de un género habitual entre nuestros lanzamientos.

Desde que nos estrenáramos con En un rincón del cielo nocturno en septiembre de 2016, la buena acogida de nuestros BL ha hecho que ofrezcamos un buen puñado de títulos, desde parte de la inclasificable Colección Asumiko Nakamura, reflejo de la fecunda, retorcida y por momentos enfermiza imaginación de la autora, hasta romances inocentes y realistas, basados en el día a día de sus personajes, como títulos del prestigio de Puedo oír el sol o Un extraño a la orilla del mar, con sus continuaciones respectivas, Puedo oír el sol –Limit– y Un extraño en primavera. También tenemos el drama de época Tamayura, ambientado antes de la Segunda Guerra Mundial, y romances de instituto (Algo entre nosotros, You Are in the Blue Summer, Qualia bajo la nieve), y en este comienzo de 2019 hemos sumado dos nuevos títulos a nuestro catálogo: la célebre serie CANIS, protagonizada por un sombrerero y un antiguo miembro de un grupo criminal, y Blue! Blue! Blue!, la historia de un estudiante universitario que trabaja en un hostal de aguas termales durante el verano y empieza a sentirse atraído por el encargado, un hombre mayor que él.

Sin duda, hoy por hoy, el BL está sólidamente posicionado en el mercado y los fans responden positivamente a la llegada de nuevas autoras y estilos. Por eso, a lo largo de 2019, en Milky Way seguiremos editando nuevos títulos que satisfagan a este público. ¡Atención a nuestros futuros anuncios!