¡Larga vida a los bestiarius!

Con la publicación de su séptimo y último tomo este mes, conoceremos el desenlace de Bestiarius, el emocionante manga de fantasía de Masasumi Kakizaki ambientado en la Antigua Roma. Finn y el dragón Durandal, apoyados por sus aliados, se lanzan a la batalla definitiva contra Roma. ¡Que tiemble el Imperio!

En nuestros inicios, hicimos una decidida apuesta por Masasumi Kakizaki, un autor completamente desconocido en España, pero que contaba con varias obras de gran calidad gráfica e interés argumental, distintas además a lo que estábamos habituados a leer. Primero lanzamos su popular tomo único de terror Hideout; luego la cruenta historia de venganza en el salvaje Oeste Green Blood; a continuación, Bestiarius, un relato de fantasía que sucede en pleno Imperio Romano, durante el final de la dinastía Flavia; y por último su iniciático X-Gene, una intrigante trama de ciencia ficción llena de horror y violencia. Fue tal el recibimiento a Kakizaki por parte del público que incluso lo elegimos para que nos acompañara en Expomanga 2016, el primer evento al que acudimos con puesto de venta propio. En Madrid, aficionados y medios pudieron ver in situ su asombrosa manera de dibujar, y no pocos se quedaron boquiabiertos con tan espectacular arte.

Bestiarius empezó a publicarse en 2011 y no fue hasta finales de 2018 que llegó a su final. Su trayectoria fue irregular debido a que el autor compaginaba esta historia con otras, como si fuera un relato al que volver una y otra vez para desconectar de los otros títulos que iba creando. Finalmente, Kakizaki completó el manga en 7 tomos, el último de los cuales estará disponible en breve junto con el resto de lanzamientos de agosto. La palabra que da título a este manga designa a aquellos esclavos o delincuentes que luchan contra bestias o semibestias en el Coliseo romano, ante la atenta mirada de un público ávido de sangre y una clase política satisfecha de dar al pueblo algo con que entretenerlo (el famoso panem et circenses) y que no se queje de las cosas realmente importantes. El manga, dividido en 6 “episodios”, transcurre a finales del siglo I, en el reinado del emperador Domiciano, y presenta a varios de esos bestiarius: Finn, al que entrena desde niño el dragón Durandal; Zeno, un muchacho que fue criado por minotauros en la isla de Creta; Arthur, un valeroso guerrero de Britania; y el centurión caído en desgracia Lucius Diasu. Todos ellos, a su manera y por sus propios motivos, harán frente a la tiranía de Roma. Pese a que el Imperio controla a bestias de toda índole y no escatima en hombres a la hora de mantener su fuerza allí donde se extiende su territorio, además de estar siempre dispuesto a guerrear para ampliar sus fronteras, Roma encontrará la horma de su zapato en estos valerosos guerreros y sus aliados, que harán de Britania un bastión... ¿inexpugnable?

Kakizaki da sobradas muestras de su excelente dibujo en Bestiarius, tanto en el diseño de personajes como en las fantásticas viñetas a doble página que regala al lector. Domina como pocos la narrativa de acción, por lo que los combates poseen una claridad y espectacularidad que ya querrían para sí otros mangakas de mayor renombre. Sabe nutrir de drama y sentimentalismo, sin olvidar los golpes de humor, las diferentes historias presentes en el manga, las cuales terminan confluyendo en la esperada batalla final. Pero, ante todo, Bestiarius es un manga que habla sobre la revolución y el levantamiento de los oprimidos ante las injusticias y la falta de libertades. Desde luego, un tema plenamente de actualidad.

En sus dos visitas a España, Kakizaki ha dejado caer algunas ideas que le atraen para su próximo manga. Mientras él y sus editores toman una decisión al respecto, sus fans esperamos ansiosos a saber qué será lo próximo que salga de sus lápices, porque a buen seguro que valdrá la pena leerlo.