“The Golden Sheep”, Kaori Ozaki sigue en forma

Una de nuestras novedades de cara al 25º Manga Barcelona es The Golden Sheep. Este drama sobre el reencuentro de unos amigos de la infancia en una época de grandes cambios como la adolescencia es la última obra de Kaori Ozaki, una de nuestras autoras predilectas.

El mercado español descubrió a Kaori Ozaki a finales de 2014, cuando lanzamos la que sigue siendo para muchos su mejor obra: Los dioses mienten. El abrumador éxito de este tomo único sobre el abandono familiar y la amistad, que narra una impactante y aterradora situación en clave infantil, hizo que en verano de 2016 repitiéramos con El príncipe de mar. Este volumen recopila 3 historias entre la comedia y el drama, a medio camino entre el realismo puro y la fantasía absoluta, protagonizada por unos personajes en busca de “algo” en sus vidas.

Ya a comienzos de 2017 dio inicio la serialización del manga más largo de la autora, Immortal Rain, de 11 tomos, que llegó a su fin coincidiendo con el Salón del Manga de Barcelona de 2018. Esta obra narra la historia de Matusalén, un hombre inmortal al que todos temen y las autoridades persiguen, y cuya vida cambia el día que se topa con Machika, una cazarrecompensas que cuando lo conoce mejor acaba enamorándose de él, pese a tratarse de una relación prácticamente imposible.

Y ahora, a finales de octubre, es el momento elegido para publicar su obra más reciente, The Golden Sheep, un drama formado por 3 tomos en los que la autora muestra cómo de terribles pueden ser los cambios que se producen cuando abandonamos la inocencia infantil y damos los primeros pasos en el complejo mundo de sentimientos e instintos de la adolescencia.

La historia está protagonizada por Tsugu, una estudiante de bachillerato que toca la guitarra eléctrica y que acaba de regresar a la ciudad en la que pasó su infancia. Eso significa que por fin puede reunirse con sus antiguos amigos, Sora, Yûshin y Asari, con los que enterró una cápsula del tiempo cuando iban a primaria. Sin embargo, Tsugu pronto se da cuenta de que los vínculos entre ellos, que creía inquebrantables por haber mantenido el contacto a través del correo, se han resquebrajado sin que se diera cuenta. Y cuando uno de esos amigos toma una drástica decisión, ella decide intervenir e iniciar una huida hacia delante que no sabe adónde los acabará llevando.

Con la sensibilidad que la caracteriza, Ozaki cuenta un drama juvenil en el que deja espacio para el humor, el romance y un punto de esperanza en la naturaleza del ser humano. Su dibujo, siempre pulcro y de líneas bien definidas, termina por darle ese toque realista a un relato que emociona y hace reflexionar. ¡Una muestra más de por qué nos encanta esta autora!